Jean-Baptiste Marckenson es Activista haitiano e integrante del Espacio de Reflexión Haití-Chile (ERHC).

“Soy Jean-Baptiste Marckenson y aquí en Chile trabajo en Fundación Interpreta, organización que se dedica a apoyar la inclusión de los migrantes, especialmente para una migración informada, porque así como la migración es un derecho, el acceso a la información sobe la misma también lo es. Con la información que entregamos a los migrantes buscamos disminuir sus condiciones de vulnerabilidad. Entre otras cosas, la Fundación desarrolla una aplicación llamada T-ZEN que tiene mucha información relevante sobre Chile en idioma Creol, como los trámites de Visa y regularización migratoria, las leyes del trabajo, etc. Además, periódicamente a través de Facebook Live entregamos un informativo sobre novedades a nivel nacional y municipal, junto con entregar datos relevantes acerca de los derechos de los migrantes. También desarrollamos talleres presenciales sobre derechos laborales y de los migrantes.

¿Cómo ves a la comunidad haitiana en Chile? ¿Cuál es su nivel de organización?

La comunidad haitiana posee un importante nivel de organización, necesario para generar redes de apoyo. El tiempo y los recursos juegan muchas veces en contra para fortalecer una organización, ya que la mayoría de las personas requiere primero que nada de un trabajo para mantener a su familia. Con algunos matices y enfoques diferenciados, en general todas las organizaciones de haitianos en Chile tienen la misma batalla que es la lucha por una mejor integración al país. Hay varias organizaciones importantes, entre ellas la Organización Sociocultural de los Haitianos en Chile (OSCHEC) y la Alianza Haitiano Chilena (AHCh). Personalmente participó también de un espacio de debate que se llama Espacio de Expresión Haití-Chile, donde nos reunimos para debatir temas de migración, salud, literatura y otros.

A tu juicio, ¿Qué opinión tiene la comunidad haitiana sobre Chile? ¿Era el país con el que esperaban encontrarse cuando llegaron?

Lo ideal para alguien que busca establecerse en otro país es conocer algo de su historia, sus características, sus relaciones con los otros países, etc. Por ejemplo Chile tiene un clima muy distinto a Haití, en su temporada fría hace mucho frío, y cuando es verano hace mucho calor. Muchos haitianos no sabían eso antes de llegar a Chile. Tampoco respecto a la idiosincrasia de los chilenos. En Haití la gente aunque no te conozca te saluda y crea relaciones de confianza. Por ejemplo, en los barrios donde vive la gente es común que se generen relaciones de reciprocidad y apoyo mutuo, todos se conocen. Acá eso no ocurre tanto, aunque no se puede criticar, porque son culturas distintas. Sí es sabido que las fuerzas de la ONU en Haití, los cascos azules, están compuestas por muchos chilenos. Donde sí se empatiza mucho es en el fútbol, los/as haitianos/as saben que en la selección chilena existe un jugador de origen mapuche y haitiano. Recién la opinión pública y la prensa en Haití está poniendo más atención e interés en Chile, hace poco estuve en Haití para dar una conferencia sobre migración haitiana en Chile.

¿Te has sentido alguna vez discriminado en Chile?

Yo personalmente no me he sentido discriminado, pero a veces me siento mal por ver la forma en la que viven mis hermanos, por la precariedad en la que viven. La comunidad haitiana no recibe el mismo trato que otras comunidades de migrantes, porque en Chile han llegado migrantes de todas partes del mundo. Aquí han llegado alemanes, italianos y no han recibido el mismo trato. Pesan también las características socioeconómicas de los inmigrantes. Si el haitiano fuera un inversionista que viene a movilizar capital seguramente todo sería diferente.

¿Qué te parece la actual reforma a la ley de migración decretada por el gobierno de Piñera?

Yo creo en la soberanía de los Estados, esto es, que cada Estado de acuerdo a su condición particular puede tomar las medidas que considere necesarias para su protección. Ahora bien, cualquier medida, de política interior o política exterior, siempre debe considerar un enfoque de derechos humanos. A mi entender, las indicaciones a la ley son muy prontas, muy apresuradas. En el largo plazo, esas medidas pueden generar que algunos migrantes terminen siendo más vulnerables que antes. Para el caso de los haitianos se disponen de varios tipos de visas, como la visa consular por 30 días, siendo que una visa común de turista tiene una duración de 90 días. La actual ley de extranjería dice que por regla general los turistas pueden venir sin visa consular, pero que esta se puede emitir por razones de seguridad nacional o por temas de reciprocidad con el país de origen (no tener relaciones diplomáticas por ejemplo), incluso prohibiendo el ingreso. Yo te pregunto: ¿los haitianos representan una amenaza para Chile? Puede haber excepciones, pero tú no te encuentras con bandas de haitianos delincuentes, ni vas a encontrar en las cárceles gente de origen haitiano. Entonces es contradictorio. Por otra parte, mencionar la nacionalidad haitiana al momento de ingresar al país conlleva una situación de discriminación, siendo que la misma constitución y leyes internacionales hablan de la igualdad ante la ley, ya sea por nacionalidad, religión, nivel social, etc. Entonces es una forma de cerrar las fronteras diplomáticamente. También está la denominada “visa humanitaria y de reunificación familiar”. ¿Qué lazo tiene lo humanitario con la reunificación familiar? Primero, Haití no está en crisis humanitaria, quizá en crisis política o en crisis institucional, pero no en crisis humanitaria. Segundo, la reunificación familiar es un derecho, no un favor, cualquier persona tiene el derecho de reunificarse con su familia en cualquier parte del mundo. Entonces esa “visión humanitaria” asume una desigualdad a priori. Está igualmente la “visa de oportunidad” para trabajar, que es algo contradictorio si se considera que ni los mismos chilenos tienen tantas oportunidades. Viendo una encuesta notaba que la mitad de los chilenos que buscan emprender un negocio gana menos de $250.000, o sea bajo el salario mínimo, mientras que los chilenos con salario ganan en su mayoría $350.000, con el que apenas pueden llegar a fin de mes. Y esos son los trabajos a los que pueden optar la mayoría de los haitianos inmigrantes. Entonces ¿Qué oportunidad es esa? Yo lo veo esto como una promesa de campaña, ellos entienden que hay más votantes anti-migración que pro-migración.

¿Consideras que los medios de comunicación juegan un papel en generar ciertas predisposiciones hacia la inmigración?

A veces quizá sin proponérselo creo que sí. Por ejemplo, en las noticias aparecen regularmente los haitianos, pero la forma de hablar sobre ellos es siempre en términos de sus problemas, de la caridad que hay que tener hacia ellos. Y aparecerá mucho más destacado si está involucrado en algo ilegal o delictual. Ser haitiano en Chile está muy vinculado a la pobreza y la marginalidad. Creo que es algo parecido a lo que pasaba antes con los peruanos. Ahora son los haitianos y probablemente luego serán otros.

¿Qué te parecen las “misiones de paz” de la ONU que recibió Haití, donde participaron tropas militares de diferentes países de Sudamérica, incluyendo Chile?

En Haití no ha habido violencia grave. Si bien tenemos una fuerza policial que no es mucha para tantos habitantes, en general cumplía su trabajo porque no hay problemas delictuales graves en el país. ¿Cuál era la necesidad de que las fuerzas de la ONU se quedaran 14 años en Haití? Peor aún, cuando se van dejan lugares en los cuales uno ya no puede entrar, con gente utilizando armas de guerra. Desde que llegaron las fuerzas de la ONU comenzaron a ocurrir secuestros de personas. ¿Cómo se explica entonces que la llegada de una fuerza de paz produzca mayor violencia que la que había cuando llegaron? ¿En qué han ayudado a Haití a desarrollarse? Considero que esto no fue más que una ocupación disfrazada. Lamentablemente Chile no se restó de eso, ni antes ni tampoco durante, una vez conociendo que la ocupación no estaba trayendo la paz, como se suponía debía ocurrir.

Según tu opinión, ¿Cuál es la situación actual de Haití y sus perspectivas como nación?

Yo soy optimista respecto de su futuro. Lamentablemente hemos pasado por muchos períodos de dictaduras, a lo que se han sumado terremotos y catástrofes naturales. Cada vez que el pueblo ha querido levantarse algo se lo ha impedido. El actual gobierno parece estar haciéndolo bien, al menos dando mayor estabilidad política. Hemos tenido por mucho tiempo una oposición política muy extremista, que no ha querido reconocer a ningún tipo de gobierno, lo que ha llevado a mucho conflicto. Falta un proyecto en el que la mayoría esté de acuerdo y ayude a empujarlo. Un pacto de reconciliación, donde digamos ´vamos para allá o para acá´.

¿Qué tanto crees que ha afectado a Haití y a las condiciones de vida de sus habitantes la intervención de intereses extranjeros a lo largo de su historia?

A Haití siempre le pesó ser la primera república independiente negra del mundo. Un país pequeño que le ganó la guerra a Napoleón. Imagínate que Miranda y Bolívar, precursores de la independencia en Sudamérica, fueron a buscar ayuda a Haití. Alexandre Pétion, el primer presidente de Haití, les ofrece ayuda con la condición de que liberen a todos los esclavos del continente. Pero esta historia no se sabe o no se enseña en otros países, un país negro y pobre no puede tener una historia tan grandiosa. Haití tuvo que pagarle a Francia por su independencia, también a Estados Unidos que se negaba a reconocerlo como país libre. Parece que Haití siempre ha sido un mal ejemplo para los grandes poderes, y así es como nos han hecho pagar. Nadie quiere ver a negros rebeldes. RPS