Por Hassan Akram

En el contexto del desastre medioambiental en Quintero-Puchuncaví Piñera dijo: “Estoy muy consciente del dolor y sufrimiento de los chilenos y chilenas que han sido víctima de la contaminación e intoxicación en la zona”. Carolina Schmidt, la Ministra de Medio Ambiente dijo que “para el Gobierno del presidente Sebastián Piñera, todos los chilenos y chilenas tenemos el derecho de vivir en un ambiente libre de contaminación”.

Sin embargo, este presupuesto es anti-medioambiental y desmiente la idea de que el derecho de vivir sin contaminación sea una prioridad para Piñera. Es sabido que la contaminación producida por la generación de energía (sobre todo por combustibles fósiles) es la causa más importante de conflictos socioambientales en Chile:

El derecho de vivir libre de contaminación no existe en las zonas de sacrificio donde están muchas de las plantas de generación de energía eléctrica. En vez de tratar de rescatar las zonas de sacrificio a través de un cambio de su matriz energética con Energía Renovable no Convencional (ERNC) este presupuesto reduce el apoyo a la ERNC en un 59,3%. En vez de tratar de reducir el consumo de electricidad (reduciendo la necesidad de generación eléctrica contaminante) este presupuesto recorta el financiamiento al Plan de Eficiencia Energética en un 94,7%.

En un país estancado, endeudado y contaminado se necesita un Estado que gatilla el crecimiento económico para pagar las deudas, financiar los derechos sociales, y mitigar la polución para así cuidar la economía, la sociedad y el medioambiente. Piñera está haciendo todo lo contrario y la ciudadanía debe ponerse en alerta.