Reinado Bolívar es analista internacional de la Universidad Central de Venezuela

A Bachelet le tenían todo preparado. Ella se guió por el viejo libreto del estafador que se gana la confianza del potencial estafado. Se hizo la imparcial. Dio un tiro para un lado y un tiro para el otro. Se lavó la cara por sus anteriores posiciones tomadas, porque desde que ella asumió un cargo, para el cual por cierto solo tiene el mérito de haber sido ex presidenta, ya se había pronunciado contra el gobierno bolivariano de Venezuela. El escrito de Bachelet y su equipo no aguanta un análisis científico ni jurídico. Está viciado, por tanto es irrito y nulo.

En marzo pasado ya Bachelet había leído su informe. Ahí se dijo que era un plagio de los que con frecuencia presentaba el Secretario Almagro ante la OEA. Ahora, solo hizo unos cuantos añadidos para sincronizar con su reciente visita.

Bachelet tardó 7 meses para honrar la invitación de un gobierno que cree en el sistema multilateral de la ONU, el cual EEUU quiere doblegar. A nuestro juicio, viene invitada por la buena fe del gobierno de Venezuela que pensó que la sola presencia de la Alta Comisionada del Secretario General de la ONU iba a modificar una posición ya creada y que forma parte de una falsa narrativa a posicionar internacionalmente. Bachelet disfrutó de esa buena fe, se paseó a sus anchas por las instituciones del país e hizo florecer esperanzas de imparcialidad.

Sin mayor vergüenza, Bachelet arma su informe maquillando los consabidos escritos de la oposición ya llevados a la fantasmal OEA. El informe no aguantaría un análisis de contenido de un verdadero experto de la ONU. Sus fuentes son en la mayoría supuestas. Por ejemplo, un tal “observatorio de conflictos” que por primera vez es mencionado. ONG fantasmas que recuerdan procesos amañados como el que en 2010 le hicieron al presidente de Sudán para que la CPI lo condenara. Omisión de testimonios de las víctimas ocasionadas por la guarimbas, las protestas violentas incitadas por los opositores durante 2014, 2017 y 2018.

Ella se reunió con autoridades legítimas del país que la recibieron protocolar y puntualmente. Pero solo prestó atención a un diputado en desacato que de seguro sonrió ante el montaje que haría ella a su salida en el aeropuerto de Maiquetía. “Me crearan la más imparcial y …”. Y llevó a la ONU un documento con descarados vicios de formas y fondo.

Lanza cifras al aire, se refiere, en una narrativa de ficción a miles de víctimas pero ¿Dónde están las miles de denuncias de los familiares de esas víctimas? ¿O las denuncias en los organismos competentes de mujeres abusadas sexualmente? Irresponsabilidad no aceptable en una Alta Comisionada de la ONU, salvo que haya recibido estrictos lineamientos. Todo indica que así es. Muy mal este papel para una doble ex presidenta, se suma así a otros ex del continente que cumplen el mismo papel de testaferro de la opinión.

El informe quiere oxigenar a una maltrecha oposición golpista, violenta, corrompida y en caída libre. Pretende fomentar un escándalo internacional que haga olvidar a un oposicionismo sin moral que roba a su Patria y a sus patrocinadores.

Las tendenciosas denuncias, van destinadas a que un grupo de países en el Consejo de Derechos Humano ONU avale que Venezuela se quede sin sus organismos de seguridad, sin sus organizaciones sociales. Se ve que es normal para Bachelet, eliminar colectivos (sinónimo de grupo) sociales, CLAP, comunas. Es como matar a los Mapuche en Chile. Es un escrito que irrespeta las formas de organización del pueblo y se afana en criminalizarlas, tal como una vez lo hicieron con los Círculos Bolivarianos y la Operación Liberación del Pueblo, OLP.

Peor aún, este nuevo informe se alega de una opinión que hasta el gobierno de EEUU pregona, el cual es que las sanciones pretenden doblegar al chavismo por hambre. El informe torpemente (como se dice en derecho) hace ver que las sanciones son individuales. Solo el caso del bloqueo mil millonario que hace un banco portugués contra Venezuela y que afecta a niños y niñas venezolanos que esperan un intervención quirúrgica de vida o muerte en Italia; la imposibilidad de importar ampliamente medicamentos e insumos para la población venezolana, demuestran que hay un bloqueo contra todo un pueblo, independientemente de su ideología ¿Es una sanción individual robarse los bonos de PDVSA y a la empresa CITGO para dejar al pueblo sin sus principales entradas de divisas?

Este informe es tan exageradamente mal intencionado que no merece un análisis más allá de lo que se le puede dar a una literatura del terror. Y en ese caso nada que ver a los famosos chilenos que si relatan las penumbras ocasionadas por la dictadura de Pinochet, con cuya constitución aún se gobierna en Chile.

Sin embargo, es importante no caer en la descargada contra un personaje por su conocido pasado y no percatarse que responde a intereses “superiores” (¿O inferiores?), que desde el gobierno de EEUU relanzan de nuevo el expediente de los derechos humanos, una franquicia que les ha permitido intervenir de diversos modos en los países con gobiernos que les estorban ideológicamente,

El asunto no es Bachelet, que el árbol no nos impida ver el bosque. Una y otra vez van a intentar menoscabar a Venezuela en los organismos multilaterales. Ahora vuelven al Consejo de Derechos Humanos. Es una estrategia apoyada en la mediática que si no se combate con fuerza mediática puede hacer daños en la toma de posiciones de gobernantes o sus representantes.

Una recomendación al gobierno venezolano. Ampliar su promoción en logros sobre derechos humanos en Venezuela en todas las áreas. Por ejemplo, la victoria de tener una policía nacional profesionalizada y formada en respeto a los derechos humanos en una universidad que ya es ejemplo mundial; los subsidios a los alimentos, combustibles, servicios como agua, luz teléfono, y derechos honrados como la educación, entre otros.

O el apoyo brindado a hermanos y hermanas del Sur en situaciones de catástrofes naturales, en apoyo a la salud y a la educación. Venezuela, desde 1998, es uno de los países que mayor ha contribuido a la cooperación solidaria con varios países del Caribe, Nuestra América, EEUU, Asia, África como una forma de reconocer la hermandad entre todos los seres humanos. Hacerlo con audacia, con discursos cortos, imágenes digeribles, testimonio irrefutables.

Identificar siempre a los verdaderos enemigos, a los jefes de los títeres, a los financistas de los lacayos. Evitar caer en analogías, que pudieran ofender a pueblos. Es cierto que los gobiernos neoliberales están acabando con la humanidad, pero hay quienes a la hora de las verdades manipulan con en el nacionalismo y contra eso es difícil debatir. Difundamos nuestras verdades y como siempre apoyemos las causas y luchas justas internacionales con habilidad y diplomacia para no ingerir, ni por omisión, en las decisiones populares de terceros países.